martes, 6 de diciembre de 2016

In the shadow of Motown

El fundador de la discográfica Motown, Berry Gordy, antiguo trabajador de la Ford, empleó el sistema de producción en cadena de esta empresa a la producción discográfica. Desde una perspectiva territorial, Berry estableció un territorio, Motown, los artistas y los músicos eran sus empleados, no participaban de los beneficios de la explotación de su talento. El sistema era el siguiente: Berry compraba los derechos de explotación de una canción. Le daba esta canción a sus músicos de estudio y las estrellas contratadas la cantaban. A veces hasta cinco estrellas distintas probaban suerte con esa canción, luego Berry decidía quien lo había hecho mejor y se promocionaba la canción y a ese interprete. 

Hoy en día la mayor parte de los músicos de estudio de Motown siguen viviendo en Detroit. Ellos grabaron más números uno que los Beatles, Beach Boys, Rolling Stones y Elvis Presley juntos... a pesar de eso tienen que seguir tocando en hoteles para completar su escasa pensión.

Cuando alguien establece un territorio y trabajas para la persona que explota ese territorio recibes a cambio un salario pero el fruto de tu trabajo y talento va en exclusiva para esa persona. Este tipo de relaciones son las que se estilan en ciencia. Muchas veces ni siguiera el propietario de ese territorio científico te paga el salario. El salario se paga con fondos públicos y los beneficios son explotados por el científico principal.

En un sistema económico como en el que estamos inmersos "lo mio es mio y lo tuyo ya veremos" es la norma, n  no es lo justo. La revista Nature publicó una encuesta en la que muestra que dos terceras partes de los científicos están pensando en dejar la ciencia. Son esas dos terceras partes de científicos que trabajan para esos investigadores principales.

En una sociedad donde los individuos se definen por su lugar en la producción, por su trabajo, no tener empleo es una de las formas más inmediatas de no tener una identidad funcional.

Afortunadamente siempre hay salidas. En este artículo, un científico cuenta como ha podido seguir trabajando en ciencia desde un instituto de formación profesional en los EEUU.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Ratoncitos con párkinson son afectados por bacterias intestinales

Cada vez hay más pruebas que muestran que las bacterias de nuestro intestino tienen un papel importante en el desarrollo de enfermedades humanas. Las neurológicas parece que también están afectadas por nuestro microbiota. Esta es la conclusión de un trabajo aparecido recientemente en la revista Cell, una de las de mayor prestigio en el campo de la biología.

Como ya existe la figura del periodista científico, profesional de la divulgación científica siempre necesitado de noticias para publicar, estos periodistas se lanzaron a divulgar el hallazgo prestos. Gracias a la profesionalización creciente de los periodistas científicos, en la mayoría de los medios consultados
evitaron hacer una correlación directa entre párkinson y bacterias. De esta manera titulaban sus trabajos con condicionales tipo: "El origen del parkinson puede estar..."; "Gut Microbes Linked to Neurodegenerative Disease"; "Parkinson’s disease may start in the gut and travel to the brain"; "Gut microbe mix may spark Parkinson’s"...

Hacen bien ser cautos. El investigador principal declaró a la prensa “Por primera vez hemos descubierto un vínculo entre el microbioma intestinal y el párkinson”, explica Sarkis Mazmanian, que insiste en que las enfermedades neurodegenerativas podrían tener su origen en el intestino y no solo en el cerebro. Este científico ya ha creado una empresa, Axialbiotherapeutics, para crear una línea de productos probióticos para frenar el desarrollo del párkinson.

Los experimentos están hechos con ratoncitos transgénicos. Estos pobres tienen sobreexpresado el gen de la α-sinucleína. Por este motivo, los ratones producen mucha α-sinucleína y por este motivo se producen agregados insolubles. Cuando estos agregados se acumulan en las células resultan tóxicos. La acumulación de α-sinucleína es el primer síntoma del párkinson. Estos ratones que sobreexpresan α-sinucleína tienen problemas motores y de movilidad. 

De esta forma, teniendo unos ratones Frankenstein, podemos experimentar con ellos. Los resultados que de ellos obtengamos los extrapolamos a los humanos. Son un modelo animal para estudiar una enfermedad humana porque no se pueden hacer experimentación directamente en humanos.

Los trabajos publicados en Cell son muy prolijos y detallados, no en vano es la mejor revista en biología celular. Básicamente lo que hicieron con estos ratoncitos con párkinson fue dividirlos en dos grupos: el grupo control eran ratoncitos con párkinson que tenían el intestino con bacterias. El grupo de estudio eran ratoncitos con párkinson a los que se le habían eliminado las bacterias intestinales con antibióticos, o bien que habían nacido en condiciones estériles sin bacterias en sus intestinos. Lo primero que observaron es que los animales que no tenían bacterias en sus intestinos se encontraban mejor de vientre (como solían decir nuestras recatadas abuelas) y sus funciones motoras eran mejores. También observaban, cuando examinaban sus neuronas, que los ratones sin bacterias tenían menos α-sinucleína comparados con los ratones que si tenían bacterias en su intestino.

Otro de los hallazgos de este estudio fue el encontrar que en los cerebros de los ratones con párkinson y que tenían bacterias en los intestinos había inflamación y que el grupo de ratones con párkinson sin bacterias en el intestino carecían de inflamación. Bien, este es un síntoma, la siguiente pregunta era ¿Cuál podría ser la causa?
Los investigadores dieron a sus ratones transgénicos, sin microbiota, que sobreexpresaban α-sinucleína ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos grasos son metabolitos producidos por bacterias. La ingesta de estos ácidos grasos exacerbaba los síntomas del párkinson. De repente se me ocurre una pregunta: Si las vacas que tienen en su rumen millones de bacterias que transforman la celulosa en ácido butírico ¿No debían de estar todas con parkinson?

Para contestar a esta pregunta se alimentó a estos dos grupos de ratones con ácidos grasos de cadena corta. Estos productos son metabolitos producidos típicamente por bacterias. Pues bien, a los animales que no tenían bacterias en sus intestinos y que no tenían síntomas de párkinson -acumulación de α-sinucleína, problemas motores e inflamación- empezaron a tener todos estos problemas. Conclusión: la producción de ácidos grasos de cadena corta por las bacterias intestinales produce párkinson.

Desde hace tiempo se conoce que azúcares que están en la pared celular de las bacterias como la manosa o la fucosa se pueden unir al receptor de lectina DC-SIGN que se localiza en la superficie de las células dendríticas y la microglía. Si este receptor se estimula con estos productos la respuesta inmunitaria puede ir de una respuesta Th1 proinflamatoria a una Th2 antiinflamatoria. Muchas bacterias patógenas utilizan sus oligosacáridos para modular la respuesta inmunológica innata (estuve trabajando en este área cuando investigué Legionella pneumophila en la U. de Michigan) o para prevenir la respuesta proinflamatoria.


Estos estudios, desde un punto de vista científico, son increíbles. Un trabajo riguroso y elegante. Sin embargo, es prematuro hacer divulgación de este tipo de trabajos. En los comentarios a esta noticia aparecidos en la página de la Agencia Sinc podemos leer: "mi padre padece esa enfermedadn y de verdad no se que darle yan ayudenme por favor, que le puedo darn si es asi".

En una entrevista a Elaine Hsiao, que investiga la relación entre bacterias y autismo, dice la periodista de la investigadora: "Se muestra cauta" ¡Pues cómo debe ser!. Una cosa es que sea una investigación prometedora y otra sugerir curas.

Sin embargo, una cosa es la ciencia y otra los negocios. En los próximos años seremos testigos de la aparición de nuevos productos probióticos que se anunciarán que parecerá que si no les das a tus hijos esos productos desarrollarán autismos y si los abuelos no los toman tendrán párkinson. La ciencia puede caer fácilmente en el cientificismo. Para estar prevenidos de esta tendencia os aconsejo pasaros por el blog Cerca del Leteo.

Referencias:
Cell
Rightrelevance
New Scientist
Science News
The Scientist
Agencia Sinc

Ciencia ficción: cuando lo natural es sólo ideología

Quiero hacer en el programa de radio unos capítulos dedicados a escritores que han tratado temas científicos en sus obras.

Por ejemplo Jack London. Jack London escribió Colmillo Blanco y La llamada de la selva, dos fábulas darwinistas narradas desde el punto de vista de un lobo y un perro respectivamente, en cuyas páginas London escenifica la supervivencia del más apto, concepto que luego aplicaría a la sociedad humana. El derrumbe de la civilización a causa de una pandemia global "La plaga escarlata"; la guerra bacteriológica entre una potencia asiática y las naciones de raza blanca "The unparalell invasion"; y, mucho menos usual, una parábola sobre el origen de la desigualdad social ambientada en la era de las cavernas (La fuerza de los fuertes).

Hace días en el blog Bacterias Actuaciencia veíamos como un producto nutricional que usan las ONGs para alimentar a los pobres de África ya había sido intuído en la novela "Hagan sitio, hagan sitio" de Harry Harrison en 1966. Esta novela dio lugar a la película "Soylent Green" que en España se llamó "Cuando el destino nos alcance"

La ciencia ficción ha dado a la literatura grandes obras maestras. Una de mis favoritas, Flores para Algernon del escritor Daniel Keyes. Narra el experimento llevado a cabo sobre un individuo con un IQ de 68 que llega a alcanzar un coeficiente altísimo.
Hay muchísimos ejemplos en los cuales los escritores han visto con clarividencia cómo iban a ser el futuro, que tipo de tecnologías y descubrimientos iban a hacerse realidad. La libertad creativa de los escritores les permite ir por delante de los hechos.


La literatura de ciencia ficción nos permite ver a nuestra época desde una perspectiva distinta. Creemos que lo que observamos, la política, los avances científicos, las relaciones sociales y económicas son como son desde el origen de los tiempos y así serán por siempre jamás. Cometemos el error de juzgar nuestra realidad desde el tiempo y la escala personal. Los escritores de ciencia ficción son capaces de ir más allá y mostrarnos que lo que hoy nos parece lógico en el futuro puede ser un anacronismo. Este tipo de perspectiva es muy liberadora. Especialmente en una época como la nuestra, en la que ya no existen utopías y que por ese motivo ya no nos consideramos capaces de grandes proezas, debemos volver a leer a aquellos que nos muestran que las utopías y las distopías existen. Qué mucho de lo que creemos como natural es sólo ideología. Es muy difícil para alguien joven darse cuenta de esto. Por ese motivo creo que debemos recomendar la lectura de algunas de estas obras de literatura imprescindibles

viernes, 25 de noviembre de 2016

Los desechables también existen en la ciencia

LAS SOCIEDADES EFICIENTES ELIMINAN ESPACIOS-TERRITORIOS A LAS PERSONAS QUE SE CONVIERTEN EN DESECHABLES

 En el libro "La faim, pourquoi?" del economista francés Denis Clerc se encuentra el siguiente párrafo:

"Los países del Sur para que todos coman es preciso que todos tengan un trabajo, aun si eso va en detrimento de la eficacia global. Una sociedad menos eficaz puede ser menos pobre que una sociedad más eficaz. Piensen en dos países: en uno, las herramientas y técnicas de producción modernas permiten que el diez por ciento de la población produzca un millón. El 90 por ciento restante sobrevive más o menos bien de las migajas que le reparte el estado. En el otro país, herramientas arcaicas solo permiten producir medio millón, pero esas herramientas son usadas por todos y requieren el trabajo y la colaboración de todos; les dan a todos de qué comer y vivir, pobres pero decentes. ¿Cuál de los dos países es más pobre?"

Este es un argumento potente. Hoy lo he utilizado con mis alumnos. Por ejemplo, el 40% de los japoneses entre 18 y 35 años son vírgenes, en Ecuador, afortunadamente, la cifra es mucho mucho más baja.  La obesidad mórbida o la cantidad de homeless que se ven por la calle en una ciudad como Chicago exceden de lejos a los que se pueden observar en Quito. La educación sexual es más sana en Ecuador y respecto a la alimentación y pobreza extrema se está mucho mejor en este país. Obviamente Japón y EEUU son más eficientes a nivel económico y sin embargo, Ecuador, una sociedad menos eficaz es menos pobre a nivel sexual o alimenticio. Punto para Ecuador.

LA COARTADA SANITARIA ELIMINA LA VENTA AMBULANTE, EL DESECHABLE PIERDE SU TERRITORIO DE VENTA

Estuve viviendo en los EEUU desde enero 2001 hasta julio de 2006. Bromeaba con mis amigos acerca de hacer un documental en Ann Arbor. Se trataba de comprar un cerdo, criarlo y matarlo, en una casa, en los EEUU. Para empezar creo que debía ser ilegal hacer algo así. Debe estar regulado el que no puedas realizar una actividad de ese estilo en un área urbana. Todo está regulado. Sin embargo, en Ann Arbor, una ciudad de 100.000 habitantes el 2%, 2000 personas son homeless que viven en la calle. Recuerdo que hay nevadas durante 4 meses al año.
En A Coruña, la ciudad donde viví desde 2006 hasta 2014, si tu quieres ponerte a vender algo en la calle te encuentras con infinidad de problemas... y más si quieres vender comida. En principio está bien porque se trata de garantizar una serie de normativas higiénicas. Pero imaginemos que estás en paro y tienes un pequeño huerto en casa y quieres vender el excedente. No puedes hacerlo.

Mi abuelo Antonio, cuando los falangistas le "expropiaron" su taller de zapatería, tuvo que ponerse a cultivar la tierra, después de estar escondido y de pasar por una temporada en la cárcel por el único delito de ser de "izquierdas". En la planta baja de la casa, cuando la finca generaba excedentes, vendía a las personas que pasaban. Si viviese hoy en día no tendría la posibilidad de ese ingreso. Estas prohibiciones higiénicas favorecen la concentración de la distribución de alimentos a grandes marcas: Carrefour, Gadis, Mercadona...

La venta en la calle es poco eficiente e higiénica pero permite, en el Ecuador, a un montón de gente llevar un dinero a sus casas. Los negocios de comidas callejeros son poco higiénicos pero sostienen a muchos hogares. La poca eficiencia permite que no existan los pobres extremos.

Pero hay algo más: el que lleva un dinero a su casa es alguien digno. El que tiene un oficio, aunque sea un oficio poco cualificado posee un saber. Su saber, propio de su disciplina, le permite estar al mismo nivel que otros saberes.

RENTA BÁSICA Y BUSCADORES DE BASURA: SOLUCIONES PARA DESECHABLES EN EL PRIMER Y EL TERCER MUNDO

La provincia de Ontario en Canadá ha anunciado que probará la renta básica. Cada residente cobrará 1000$ sólo por ser residente de Ontario. ¿Dónde está el truco? Elon Musk propone una renta básica para compensar la pérdida de empleos causados por la robotización. Una economía supereficiente tiene que subvencionar a sus pobres. Pobres del primer mundo que recibirán una paga de 1000$, pero pobres al fin y al cabo porque será un dinero insuficiente, porque vivirán de la beneficencia, porque no tendrán un oficio y carecerán de un saber  e ir útil a la sociedad.

En el otromundo, los campesinos desplazados por la agricultura industrial y mecanizada escaparán a las grandes ciudades. Dejan de ser campesinos, de ser personas capaces de decir "mira que pimientos he cosechado" con orgullo y de tener una cultura agrícola, a vivir en villas miseria, chabolas, para rebuscar en las montañas de basura a ver lo que encuentran.

Los campesinos de Niger que han visto como no pueden competir contra los granos subvencionados de la agricultura Norteamericana y Europea. La agricultura de Níger ha sufrido la exposición al nuevo orden mundial contra el que no pueden competir. Cuando hay malas cosechas y la red de silos del estado ha sido desmantelada por recomendación del FMI vienen las hambrunas. Las ONGs proporcionan a los hambrientos el Plumpy'Nut. Steve Collins, un nutricionista irlandés que en 2003 comenzó a trabajar en suplemenos alimenticios para eliminar el hambre ha declarado "No querría ver un nuevo orden mundial donde los pobres dependieran de un suplemento alimentario que les mandan de Europa o los EEUU" (Extraído del libro "El hambre" de Martín Caparrós).

EL DESECHABLE: CUANDO TU TRABAJO Y TU VIDA NO IMPORTAN A NADIE

El desechable es aquel que ha perdido su espacio. El campesino cuando pierde su tierra, el obrero cuando su fuerza de trabajo ya no es necesaria.
Hace 50 años nos suponíamos capaces de grandes proezas: Campesinos de O Porriño. Cuando uno de estas personas dejaba de trabajar sus cosechas se agostaban. En la sociedad moderna existen muchos trabajos inútiles uno cuya desaparición solo afectaría a la propia estructura donde ese trabajo se realiza. Sin un trabajo que nos defina como personas carecemos de horizontes y de proyectos vitales. Fotografía: José Moreira
Extracto del libro "El hambre" de Martín Caparrós: Los desechables tienen también su versión soft: los millones y millones que trabajan en trabajos perfectamente inútiles, entendido como trabajo inútiles uno cuya desaparición solo afectaría a la propia estructura donde ese trabajo se realiza. David Graeber, profesor de la London School of Economics, dice que "es como si alguien anduviera por ahí inventando trabajos inútiles con la sola intención de mantenernos a todos trabajando". Empleados -infinitos empleados- de todo tipo de empresas de servicios, empleados -infinitos empleados- de los cuerpos burocráticos estatales, gerentes de todo tipo, abogados diversos, relacionistas públicos, vendedores, recepcionistas, secretarios, periodistas y tantos más estamos ahí para que nadie se dé cuenta de que no tenemos lugar genuino en la cadena productiva, de que si ocupáramos un lugar genuino alcanzaría con que todos trabajáramos diez o quince horas por semana, de que somos tan desechables como un campesino del Bihar -solo que en ciertos países las cosas son más complicadas. Los desechables con empleo tienen la ventaja de que, en general, nadie les dice que lo son -y ellos mismos tratan de no decírselo. Y comen cuando quieren.

El párrafo me dejó la boca abierta. Tenía la sospecha de que la mayor parte del trabajo que he hecho en mi vida no valía para nada, al menos desde el trabajo científico.

TRABAJOS INÚTILES QUE SÓLO SIRVEN PARA MANTENER UNA ESTRUCTURA, UN TERRITORIO

En ciencia un territorio es una plaza fija. Cuando tienes una plaza fija en ciencia es el momento de empezar a meter nuevos investigadores en tu territorio: predoctorales, postdoctorales, luego, cuando te vuelves más importante empiezas a meter a investigadores senior sin territorio: son los "Research asistant" en EEUU, los contratados Ramón y Cajal en España, Isidro Parga en Galicia, Prometeos en el Ecuador. Para ponerlo en dibujitos, podéis leer la página www.doctorandos.com El personaje que detenta el territorio es el Dr Ácula. Todos trabajan para el Dr. Ácula.

Cierto es que poco a poco, los que vamos escalando en la carrera científica, vamos ganando algo, la licenciatura, la tesis, haber dirigido a algún estudiante, participación en proyectos financiados... no se pueden considerar territorio. Son méritos para algún día poder acceder a un territorio.

Cuando era becario predoctoral me sorprendía que cuando se juntaban los jefes a hablar NUNCA hablaban de ciencia. El tema de conversación favorito eran las plazas de investigador, plazas fijas. Eso les emocionaba. Yo no entendía... si ellos ya tienen sus plazas fijas ¿Para qué se emocionan cuando salen otras plazas fijas? ahora lo se. Para aquel que conoce la importancia de un territorio, solo la presencia de que va a ver plazas fijas lo excita. Es porno para jefes que detentan un territorio.

DEFINIR UN TERRITORIO IMPLICA DEFINIR QUIEN ESTÁ DENTRO Y QUIEN FUERA

Aquellos que son capaces de darse cuenta, desde jóvenes, de la importancia de tener un territorio suelen haberse criado en ambientes que desde siempre han hecho hincapié en la necesidad de tener un territorio. En la novela "El señor de las moscas" de William Golding, el personaje Jack lucha para tener un territorio. Para ello explota un signo, una cabeza de jabalí llena de moscas. Jack era alumno de los jesuitas.

Los jesuitas, como organización ambiciosa, siempre han estado muy atentos a este tipo de cuestiones. Es ejemplar cómo los jesuitas lograron construir su sede al lado de la sede del gobierno del Ecuador cuando ya no había espacio para ellos. Con el tiempo su iglesia de la Compañía ha eclipsado a las demás iglesias de Quito e incluso a la Catedral Metropolitana.

Tengo experiencia directa en ver como antiguos alumnos de jesuitas van copando el poder, en forma de plazas fijas, en instituciones. Por elegancia no voy a poner ejemplos porque algunos de ellos son amigos. Personas que simplemente por pertenecer a un grupo, independientemente de sus méritos, van subiendo en el organigrama como pedo de buzo. Acaban teniendo su territorio. Otros son desplazados.


LOS INVESTIGADORES QUE CARECEN DE TERRITORIO (PLAZA FIJA) SON EXPLOTADOS Y SU TRABAJO CARECE DE CONTINUIDAD EN EL TIEMPO

Una encuesta realizada por la revista científica Nature revela que dos tercios de los investigadores se han planteado dejar la ciencia. Un 15% está en proceso de dejarla.
Las razones son varias. La gran cantidad de horas dedicadas al trabajo, el poco reconocimiento, la inestabilidad laboral... Es un colectivo laboral maltratado. Para mi lo peor ha sido empezar una línea de trabajo y tener que abandonarla porque me tenía que ir a otro laboratorio, a trabajar para otro jefe. La inestabilidad laboral y la inestabilidad de línea de trabajo. Esta es una opinión pero creo que la mayoría de investigadores sin plaza detectan en algún momento de su carrera que por distintas razones no van a conseguir una plaza fija, eso los expone a la inestabilidad laboral y a que su trabajo sea poco productivo en el tiempo. Son desechables. Somos desechables. Personalmente, hasta que he empezado a trabajar de profesor, el resto de tiempo todo el trabajo científico que he realizado hasta la fecha ha sido un trabajo inútil. Mi caso encaja perfectamente en la definición del Dr. Graeber.

Se habla de la competitividad como si fuese un valor en si misma. A mi nunca se me ocurrió pensar en la carrera científica en términos de territorio o de propiedad.  Aviso a navegantes: las formas de propiedad dentro de una sociedad no son inmutables y pueden cambiar.

Para escuchar un testimonio-podcast sobre el desencanto de la ciencia de un científico, ahora profesor universitario, pincha aquí.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Tu futuro depende de aniquilar al enemigo

La Linepithema humile es una hormiga argentina que se está expandiendo por el mundo. La razón de ello es que, a diferencia de las otras especies de hormigas, esta hormiga cuando encuentra a hormigas de la misma especie, aunque sean de otro hormiguero no las ataca. Sólo ataca a hormigas de otras especies. Fuente
En la actualidad la hormiga Linepithema humile se expande con gran éxito por todo el mundo. La razón de su éxito radica en que NUNCA ataca a otras Linepithema humile. Las demás hormigas atacan a toda hormiga que no pertenezca a su hormiguero, independientemente de que sea o no de la misma especie. Por este motivo, los ecólogos consideran a la Linepithema humile un superorganismo. Es la mayor unidad cooperativa conocida hasta ahora en el mundo.

Como en biología no podemos decir nunca, para esta propiedad de no atacar nunca a los individuos de tu misma especie aunque sean de hormigueros distintos también tenemos una excepción. Se trata de la colonia de Linepithema humile de los Países Catalanes.

En el vídeo podemos ver el comportamiento típico de esta hormiga cuando se encuentran individuos de distintas colonias: se reconocen pero no se atacan. En la segunda parte del vídeo si ponemos una hormiga catalana con una hormiga de la misma especie pero de fuera de Cataluña, ambas se enzarzan en feroz batalla.
Un rebaño es un conjunto de individuos gregarios que actúan como un solo individuo. Si a uno de ellos le diferencias con alguna marca distintiva puede que los demás componentes del grupo decida que no es "uno de los nuestros" y lo rechace. Eso es lo que le pasa a la oveja del vídeo de abajo
Algo le ha debido de ocurrir a la especie de esta hormiga que vive en Catalunya. Habría que hacer un estudio de filogenia para saber si todas las hormigas de la supercolonia catalana pertenecen a la misma filogenia. Quizás, y aquí estoy especulando, toda esta región fue poblada a partir de una sola reina y esta reina sufrió un cambio en su genoma, mutación o la inserción de un virus que hace que en esta supercolonia catalana, las hormigas se reconozcan entre ellas pero ataquen a las de su misma especie que sean fuera de ese territorio.
Cuando a la pacífica Escherichia coli que vive en nuestros intestinos es colonizada por un virus que se integra como parte constitutiva de su genoma por un virus, normalmente E. coli se pasa al lado oscuro. Deja de ser una pacífica bacteria comensal para convertirse en un patógeno humano. Lo que ahora le "interesa" es provocar diarrea y esparcirse por las fuentes de agua buscando transmitirse a un nuevo hospedador humano que le permita repetir su ciclo de diarrea, transmisión, diarrea. Fuente
En el mundo bacteriano ocurre algo similar a lo de la broma de la oveja con la máscara. Si una E. coli es invadida por un virus y ese virus se integra en su genoma y ese virus lleva consigo genes que hacen que la E. coli pase de pacífica comensal a patógeno humano, esa E. coli dejará su nicho ecológico, su territorio, que consistía en formar parte de la flora normal del intestino para convertirse en una bacteria que causa diarreas y que más que una convivencia pacífica lo que le interesa, lo mismo que a los virus, es transmitirse de un hospedador a otro. Me explico, imaginemos a una E. coli que ha sido transformada por un virus integrativo en un E. coli lado oscuro. E. coli lado oscuro se une al epitelio intestinal, revierte la función de absorción de agua del intestino, de esta manera nos deshidratamos porque el agua va de dentro afuera, esto es la famosa diarrea: intestinos llenos de líquido que tenemos que expulsar. Nos convertimos en una especie de Cabo Cañaveral de E. colis patógenas. Lanzamos al exterior nuestra carga de bacterias patógenas que en los cauces de agua esperan ser ingeridas por otro hospedador para volver a causar diarrea.

jueves, 17 de noviembre de 2016

"El hambre" de Martín Caparrós

Estos días tengo descuidado el blog porque en mi tiempo libre estoy leyendo el libro "El hambre" de Martín Caparrós.
El periodista se toma un año sabático para entrevistar a aquellos que no saben si comerán mañana.
Nina Simone cantó magistralmente a aquellos que no tienen nada solo a si mismos en la canción "Ain't got"
El libro está lleno de voces de aquellos que no escuchamos jamás en los medios de comunicación: campesinos de Niger, habitantes de las villasmiseria de Mumbai...
Plumpy'Nut es una pasta fabricada en Francia que compran las ONGs para alimentar a los niños en riesgo de muerte por inanición. Al ser un jarabe aguante mejor las temperaturas que si fuese un preparado líquido. Fuente

Gracias a este libro aprendí sobre un economista de origen indio de la U. de Michigan qué fue pionero en advertir que los pobres y hambrientos eran un mercado. Había una voluntad altruísta en su trabajo. El tiempo demostró que tenía razón. En Francia se fabrica ahora el Plumpy´Nut, una pasta que compran las ONGs para alimentar a los pobres de África. Se acaba con la inanición por pobreza pero se convierte a esos africanos en pobres de zoológico, pobres subvencionados.
La película de "Cuando el destino nos alcance" un Nueva York futurista de 40 millones de habitantes la mayor parte de la población se alimenta de una pasta llamada "Soylent Green".
El bloguero Javier Peteiro me recordó que el concepto de alimentar a los pobres con una pasta ya se intuyó en la novela "Hagan sitio, hagan sitio" de Harry Harrison en 1966. Esta novela dio lugar a la película "Soylent Green" que en España se llamó "Cuando el destino nos alcance".

Hay un capítulo en el que el autor polemiza con Vandana Shiva sobre los transgénicos. Aunque yo comparto los puntos de vista de Martín Caparrós sobre los transgénicos, esto es, la tecnología no es mala per se, es malo que sirvan para enriquecer a unos pocos. No es un problema tecnológico, es un problema político. Sin embargo, Caparrós hace burla de unas declaraciones de los alemanes Erwin Wagenhofer y Max Annas que dicen "Pioneer y Monsanto, trabajan complementariamente para hacer desaparecer las certezas adquiridas en muchos miles de años de agricultura". Bien, en este punto estoy de acuerdo con estos dos autores. Una agricultura tan industrializada es más eficiente a nivel de rendimiento pero desplaza a los campesinos pobres del campo a las villa miseria de las grandes ciudades. Esos campesinos convertidos ahora en la mano de obra barata de estas megalópolis pierden en el plazo de una generación el saber cómo cultivar, el saber cómo cultivar un área concreta. Las soluciones técnicas que ofrecen estas multinacionales no tienen en cuenta las características ecológicas de las regiones en las que se implantan. Los campesinos tradicionales si estaban adaptados a sus entornos. Cuando se pierde este conocimiento nunca más se recupera.

El libro tiene un capítulo dedicado a Bombay (Mumbai), una ciudad de 20 millones de habitantes. En esta ciudad, 10 millones son pobres, pobres que no saben si comerán al día siguiente. Os dejo un fragmento del libro para que apreciéis la magnitud de los problemas sanitarios:

"La mitad de la población de Bombay no tiene baño, así que cagan donde pueden. Hace unos años alguien calculó que seis o siete millones de adultos cagan cada día en las villamiserias de Bombay: si cada uno produce medio kilo, eso supone unas 3000 toneladas de mierda todas las mañanas -que se dispersan por riachos repodridos o se amontonan alrededor de las chozas y las vías.

La falta de baños crea, por supuesto, problemas sanitarios extremos: en las villas de Bombay, dos de cada cinco muertos mueren de infecciones y parásitos por la contaminación del agua y la falta de cloacas.  Pero crea, también, otros problemas: las mujeres, que no quieren que los hombres las vean, suelen ir en grupos antes del amanecer; a veces van hasta terrenos alejados donde las acompañan ratas o serpientes. O donde hombres las esperan, a veces, para violarlas si se alejan.

En el mundo, 2500 millones de personas viven sin cloacas, mueren sin cloacas. Se suele creer que el aumento increíble de la esperanza de vida en los últimos 150 años es un efecto de la medicina y sus remedios; es, mucho más, resultado de las alcantarillas y el agua corriente. Los que no las tienen siguen en la mierda: entre 2000 y 2010 murieron más chicos por diarrea que soldados en todos los conflictos desde la Segunda Guerra Mundial.


martes, 15 de noviembre de 2016

El Mundo Today se rie de los alimentos probióticos

En España tenemos la suerte de tener una revista como El Mundo Today. Los artículos recuerdan al estilo de The Onion. Son artículos de humor escritos como si fuesen serios. Lo cierto y verdad es que mucha prensa seria hoy en día se El Mundo Today.

Constantemente estamos viendo con grandes corporaciones alimenticias publicitan productos como si fuesen la gran revolución científica cuando en realidad no mejoran los productos existentes. ¿Un ejemplo? los famosos yogures con bífidos activos. Mis alumnos hicieron un trabajo en este blog denunciando el fraude de publicitar el yogur probiótico como una mejora para la salud.

Hoy, El Mundo Today se supera y publica:

 

Hace unos días fui a lavar mi ropa. La chica que atiende estornudó, le pregunté si tenía alergia al Sol. Me dijo que tenía cáncer, que estaba tomando quimioterapia y que la debilitaba. Le comenté que tenía un pelo hermoso y que bueno que no le hubiese afectado al pelo. Me dijo que estaba tomando un producto para eso. El producto quiso comprarlo en Quito pero no se lo vendieron, lo consiguió en un pueblo pequeño, El Carmen, por 20 dólares. El producto es un producto veterinario, un antiparasitario, Imovec. Es inyectable, ella cogió 2 cm (supongo que se refería a 2 centímetros cúbicos) y como le daba miedo pincharse se lo tragó. Me dijo que desde que tomaba ese producto ya no se le caía el pelo. En internet circula la información de que Imovec puede curar el cáncer. Le pregunté a compañeros veterinarios y me han dicho que esas dosis son dosis para vacas y que obviamente puede ser tóxico para humanos. No soy médico pero le recomendé que hablase con su oncólogo, que por favor tuviese cuidado, que los medicamentos se tienen que administrar por peso de paciente, que un medicamento veterinario no es de uso humano...

Casos como el que menciono arriba me hacen cuestionarme sobre si es aconsejable, en divulgación de la ciencia, dar la sensación de que cualquiera puede entender procesos complejos. En divulgación de la ciencia se repite el aforismo de Einstein "No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela". Esta frase a animado a muchos científicos a hacer divulgación. Cuando conseguimos que conceptos complicados puedan ser entendidos por profanos sentimos que hemos triunfado. ¿Somos responsables de que personas sin formación se sientan en el mismo plano de igualdad de conocimiento que por ejemplo los médicos?. Esta anécdota me la contó mi hermana:
- Doctora, vengo a que me me haga una resonancia magnética
- ¿Y para que quiere una resonancia magnética?
- Para descartar que no tengo una enfermedad.
¿Cómo explicarle a esta señora que debe de confiar en el criterio del médico?
   
Extracto de la película "Idiocracia"

Hace unos días unos alumnos de medicina fueron a la consulta de una señora experta en hierbas, medicina magnética, bioenergética y algunas tonterías más. A la entrada de la "consulta" tenía una máquinita que te decía lo que tenías. ¿Fantástico no?

Y a donde no llegan los médicos llegamos los biólogos. ¿Es en este punto donde debemos dejar a la selección natural hacer su trabajo? Clorar el pool genético, como dicen en la página de los Darwin Awards, una página en internet que premia a aquellos que se han eliminado del pool genético de una manera elegante o sorprendente.